Programmed: Rules, Codes, and Choreographies in Art, 1965–2018

Solo en Inglès

Donald Judd, Untitled, 1965

0:00

Carol Mancusi-Ungaro: Cuando empecé este departamento de Conservación en el Whitney en 2001, había unas cuantas obras de gran importancia en el canon de la historia del arte estadounidense que ya no podían exhibirse. Esta pieza de Judd es una de ellas.

Narrador: La obra había ingresado a la colección del Whitney un año después de su creación. Se deterioró y se volvió a pintar. Carol Mancusi-Ungaro es la Directora Asociada Melva Bucksbaum de Conservación e Investigación.

Carol Mancusi-Ungaro: Y luego, años más tarde, en 1990, Judd, no sé bien cómo, pero se dio cuenta de que se habían vuelto a pintar los recuadros y creía que el color era totalmente distinto al color original; no estaba satisfecho y pensaba que el Whitney no debería continuar exhibiendo esta pieza. Y luego falleció. Por lo tanto, la restauración de esta pieza se convirtió en un desafío para mí y mi departamento, para atenernos a lo que Judd hubiese querido originalmente.

Así que, lo primero que había que hacer era determinar qué aspecto tenía el color original. De hecho, lo hicimos a partir del plano donde el artista había explicado las reglas que dictaban la evolución. En la parte inferior, hay una nota que dice “Púrpura HDHF” y logramos determinar qué significaba Púrpura Harley Davidson HiFi, que era el color de los recuadros.

Narrador: El equipo de conservación encontró otra obra en la que Judd había aplicado el Púrpura Harley Davidson HiFi en el Phoenix Art Museum. La utilizaron como obra de referencia para determinar el aspecto que debería tener esta obra al volver a pintarla.

Carol Mancusi-Ungaro: Mientras tanto, nos pusimos en contacto con una persona que se dedicaba a la restauración de automóviles. Él vio el color de la pieza de Phoenix en nuestro estudio, se fue y regresó para conseguir igualar el color a la perfección. Con tanta perfección que, cuando hicimos nuestro gran análisis científico, el análisis del espectrofotómetro, el color era idéntico. Era perfecto.

Así que, bueno, la pieza como la vemos hoy se encuentra restaurada con el mismo color que Judd había pedido que se aplicara en los años sesenta, y creemos que refleja fielmente su apariencia original.

A horizontal sculpture made of pink metal boxes hanging on a wall.

Carol Mancusi-Ungaro: Cuando empecé este departamento de Conservación en el Whitney en 2001, había unas cuantas obras de gran importancia en el canon de la historia del arte estadounidense que ya no podían exhibirse. Esta pieza de Judd es una de ellas.

Narrador: La obra había ingresado a la colección del Whitney un año después de su creación. Se deterioró y se volvió a pintar. Carol Mancusi-Ungaro es la Directora Asociada Melva Bucksbaum de Conservación e Investigación.

Carol Mancusi-Ungaro: Y luego, años más tarde, en 1990, Judd, no sé bien cómo, pero se dio cuenta de que se habían vuelto a pintar los recuadros y creía que el color era totalmente distinto al color original; no estaba satisfecho y pensaba que el Whitney no debería continuar exhibiendo esta pieza. Y luego falleció. Por lo tanto, la restauración de esta pieza se convirtió en un desafío para mí y mi departamento, para atenernos a lo que Judd hubiese querido originalmente.

Así que, lo primero que había que hacer era determinar qué aspecto tenía el color original. De hecho, lo hicimos a partir del plano donde el artista había explicado las reglas que dictaban la evolución. En la parte inferior, hay una nota que dice “Púrpura HDHF” y logramos determinar qué significaba Púrpura Harley Davidson HiFi, que era el color de los recuadros.

Narrador: El equipo de conservación encontró otra obra en la que Judd había aplicado el Púrpura Harley Davidson HiFi en el Phoenix Art Museum. La utilizaron como obra de referencia para determinar el aspecto que debería tener esta obra al volver a pintarla.

Carol Mancusi-Ungaro: Mientras tanto, nos pusimos en contacto con una persona que se dedicaba a la restauración de automóviles. Él vio el color de la pieza de Phoenix en nuestro estudio, se fue y regresó para conseguir igualar el color a la perfección. Con tanta perfección que, cuando hicimos nuestro gran análisis científico, el análisis del espectrofotómetro, el color era idéntico. Era perfecto.

Así que, bueno, la pieza como la vemos hoy se encuentra restaurada con el mismo color que Judd había pedido que se aplicara en los años sesenta, y creemos que refleja fielmente su apariencia original.


Donald Judd, Untitled, 1965. Aluminum with nitrocellulose lacquer, 8 1/4 × 253 × 8 1/4 in. (21 × 642.6 × 21 cm). Whitney Museum of American Art, New York; purchase with funds from the Howard and Jean Lipman Foundation, Inc. 66.53. © 2018 Judd Foundation / Artists Rights Society (ARS), New York