Andy Warhol—From A to B and Back Again

Solo en Inglès

Escucha a una variedad de artistas, curadores y académicos contemporáneos hablar sobre trabajos icónicos en la exhibición. 

Entre los colaboradores se encuentran Jeff Koons, Hank Willis Thomas, Deborah Kass, Peter Halley, Sasha Wortzel y Richard Meyer.

Mao, 1972

0:00

Narrator: Para realizar esta pintura de gran formato de Mao Tse-Tung, el presidente de la China comunista, Warhol utilizó la imagen en la portada de El libro rojo, que sintetiza el pensamiento de Mao. En aquel momento, la pintura de Mao fue considerada la imagen más reproducida en el mundo.

Donna De Salvo: Warhol no sólo juega con Mao como figura cultural del mundo, como figura de culto, sino que, además, al realizarla en gran formato, el pintor comprendió el poder de una imagen para trasmitir una filosofía, un punto de vista, sin necesidad de palabras.

Narrator: Donna De Salvo.

Donna De Salvo: En estas series de pinturas se observa a un Warhol más expresivo en los colores del fondo aplicados sobre los lienzos. Aún usa la serigrafía de fotos, con la aplicación de tinta negra para articular la imagen, pero ya comienza a articular y a crear gestualidades casi pictóricas que el observador quizá asocie más fácilmente con los conceptos convencionales de la pintura que con el tratamiento usual que diera Warhol a la serigrafía. 

En sus diarios, el artista comentó varias veces que siempre que comenzaba a pintar a mano, le preocupaba caer en la “artisticidad”. Este comentario es muy revelador porque Warhol siempre estaba muy consciente de lo que hacía que su obra fuera diferente al resto. Su obra rompió con la huella original, el gesto observado convencionalmente en la pintura. En su obra, esos elementos parecieran agregados, una suerte de accesorios, en vez de ser la huella original de la mano del artista.

An image of Mao painted with bright colors.

Narrator: Para realizar esta pintura de gran formato de Mao Tse-Tung, el presidente de la China comunista, Warhol utilizó la imagen en la portada de El libro rojo, que sintetiza el pensamiento de Mao. En aquel momento, la pintura de Mao fue considerada la imagen más reproducida en el mundo.

Donna De Salvo: Warhol no sólo juega con Mao como figura cultural del mundo, como figura de culto, sino que, además, al realizarla en gran formato, el pintor comprendió el poder de una imagen para trasmitir una filosofía, un punto de vista, sin necesidad de palabras.

Narrator: Donna De Salvo.

Donna De Salvo: En estas series de pinturas se observa a un Warhol más expresivo en los colores del fondo aplicados sobre los lienzos. Aún usa la serigrafía de fotos, con la aplicación de tinta negra para articular la imagen, pero ya comienza a articular y a crear gestualidades casi pictóricas que el observador quizá asocie más fácilmente con los conceptos convencionales de la pintura que con el tratamiento usual que diera Warhol a la serigrafía. 

En sus diarios, el artista comentó varias veces que siempre que comenzaba a pintar a mano, le preocupaba caer en la “artisticidad”. Este comentario es muy revelador porque Warhol siempre estaba muy consciente de lo que hacía que su obra fuera diferente al resto. Su obra rompió con la huella original, el gesto observado convencionalmente en la pintura. En su obra, esos elementos parecieran agregados, una suerte de accesorios, en vez de ser la huella original de la mano del artista.


Andy Warhol, Mao, 1972. Acrylic, silkscreen ink, and graphite on linen, 14 ft. 8 1⁄2 in. × 11 ft. 4 1 ⁄2 in. (4.48 × 3.47 m). The Art Institute of Chicago; Mr. and Mrs. Frank G. Logan Purchase Prize and Wilson L. Mead funds, 1974.230 © The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc. / Artists Rights Society (ARS), New York